Saltar al contenido

¿Vas a hacerte un piercing? Estas en el lugar correcto

Los piercings pueden parecer sencillos a primera vista, pero pueden representar numerosas actitudes, estilos y declaraciones.

Te vamos a ayudar a explicar todo lo que quizá querías saber sobre los piercings y los cuidados posteriores en general.



Cómo hacerse un piercing

Preguntas generales sobre el piercing


 

Tipos de piercings y sus nombres

Hay muchos tipos de piercings, algunos más comunes que otros. Algunos de los más populares son:

Piercing de nariz Nostril

El ser humano lleva casi 4.000 años perforándose la nariz. Desde hace milenios, los piercings en la nariz han representado diferentes cosas para las diferentes sociedades, desde los delicados anillos en las fosas nasales hasta las espectaculares barras del tabique (¡incluso se menciona en la Biblia!).

Los piercings en la nariz son ya una característica habitual de la cultura de Occidente… pero ¿sabías que existen al menos 10 métodos diferentes para perforar la nariz?

Piercing en el ombligo

Hacerse un piercing en el ombligo parecía la moda de los años noventa. Muchas de las modelos, bailarinas y actores se mostraban encantadas de lucir sus nuevas joyas ombligueras.

Existen pruebas de que los faraones egipcios usaban un anillo en el ombligo como una ceremonia de paso de la vida terrenal a la eternidad, sin embargo no hay ninguna prueba histórica de que el piercing en el ombligo estuviese muy extendido.

El piercing en el ombligo es el más popular entre las mujeres, y los hombres se deciden también cada vez más por este llamativo piercing.

No obstante, antes de hacer una decisión precipitada, hay que considerar los beneficios e inconvenientes de esta perforación.

Tanto si eres un experimentado en el mundo de los piercings como un principiante, un piercing en el ombligo puede ser un magnífico acento en tu estilo.

Los tipos de joyería del ombligo van de lo más extravagante a lo más vanguardista, e incluso incluyen tachuelas, colgantes, intrincadas cadenas y más.

El piercing en el ombligo es una modificación corporal clásica y atemporal que resulta hermosa en personas de todas las edades, formas corporales y tonalidades de piel.

Este piercing es muy popular en verano ya que puede lucirse en la playa o bajo una elegante camiseta corta.

Piercing lengua

La lengua es una parte del cuerpo que a veces damos por sentada, aunque es la responsable de gran parte de las satisfacciones de la vida.

Nos hace disfrutar de una deliciosa comida, proferir bellas palabras, complacer a nuestro cónyuge y moldear el sonido y el tono de la voz.

¿Qué mejor forma celebrarla que con un piercing lingual?
Para conseguir hablar, la lengua está compuesta por varios músculos independientes. Por eso, hay que ser prudente en su colocación.

Escoge un profesional cualificado que sea capaz de colocar el piercing lingual de forma correcta sin que interfiera en tu habilidad para el habla.

A diferencia de las complicaciones de la lengua, el piercing en la lengua es un procedimiento de muy poco riesgo.

No obstante, hay ciertos puntos en los que deberías pensar antes de perforarte la lengua, como la higiene dental, la protección de los dientes y el hecho de que lo más normal es que tu habla se vea modificada al menos durante las dos primeras semanas hasta que te adaptes a la nueva perforación.

Cejas

Si bien el piercing en la ceja es un tipo de piercing relativamente nuevo, su popularidad ha ido creciendo en los últimos años y se ha convertido en un piercing muy distintivo y versátil, con variaciones de posicionamiento que se adaptan a prácticamente cualquier tipo de rostro.

Por lo general, los perforaciones en las cejas se practican en la sección externa de la ceja, de forma vertical y en un pequeño ángulo.

Cuando se hace con una barra doblada, los piercings en las cejas ofrecen un toque etéreo a la imagen.
Una perforación en la ceja es un procedimiento bastante sencillo.

Si se hace adecuadamente, no debería tardar más de una fracción de segundos realizarlo.

Por un breve momento todo el mundo puede soportar algún nivel de sufrimiento. Esa zona tiene la piel fina y escasos nervios por lo que el piercing sencillo.

Pezones

Los piercings en los pezones son muy populares desde hace décadas, pero su popularidad crece constantemente.
Son una forma encantadora, seductora y moderna de diversificar tu colección de piercings.

Requieren algunos cuidados posteriores, y es esencial tratar con un piercer de confianza que aplique procedimientos seguros.
Si tienes alguna duda o reserva sobre cómo perforar tus pezones ponte en contacto con tu futuro perforador antes de proceder.

Labios

Los piercings labiales son perforaciones corporales que se realizan en los labios y/o en la zona que los rodea, como el philtrum (el pequeño canal que va desde el arco de cupido hasta la base de la nariz).

Al igual que ocurre con otros tipos de piercings hay muchos estilos entre los que elegir, en función del look que se busque.

Un piercing en el labio puede aportar un tono intenso a un rostro bonito. Los tipos más populares se conocen como “bites”, entre otros términos.

La diversidad de esta modalidad de piercing labial la convierte en un campo muy interesante e intrigante para explorar.

La perforación del labio es cada vez más frecuente, sobre todo en las mujeres, pero esto no facilita el proceso de curación.

Los alimentos, el alcohol y el tabaco generan focos de gérmenes en la boca que en algunos casos llegan a los labios. Si el labio perforado no se mantiene limpio se puede infectar rápidamente.

Pene

Cuando se trata de piercings, la mayoría de los mortales pensamos en lo más obvio: oreja, nariz, lengua, etc…

Los piercings genitales masculinos, en cambio, son algo excepcional y cada vez más popular.

Quizá hayas oído hablar del afamado “Príncipe Alberto” y te haya resultado tan fascinante y tentador para transformar tu propio cuerpo de manera que te diferencie de la masa y demuestre tu peculiaridad.

Sin embargo, los “Príncipes Alberto” no son más que la punta (juego de palabras) del iceberg genital masculino.

Clitoris

Muchas mujeres creen equivocadamente que los piercings genitales femeninos se realizan por lo general en el clítoris.

El verdadero piercing en el clítoris es muy poco habitual. En cambio, a menudo se perfora una diminuta porción de la piel que circunda el clítoris.

Este tipo de piercing no resulta particularmente doloroso, por lo que hasta las mujeres a las que les preocupa el dolor podrían pasar por el intervención para ponerse uno de estos piercings.

Otras perforaciones genitales femeninas se practican en los labios o el perineo, o atraviesan la uretra o el monte de Venus.

Si bien no todos estos piercings pueden potenciar el placer sexual, todos ellos son bastante atractivos.

Helix | Snug | Cartílago

Al estar ubicado en el cartílago exterior de la oreja, también se conoce como piercing de cartílago.

Existen diversas variedades de piercings, como el de helix frontal, el doble helix, el triple helix y el antrihelix (snug); la diferencia entre ellos radica en el lugar en el que se colocan en el cártilago de la oreja.

Un piercing en el cartílago de la oreja puede resultar algo doloroso, y es un procedimiento que requiere previsión y cuidado.

Para cuidar este tipo de piercing hay que mantener limpia la zona de la herida y evita exponer la oreja a materiales cáusticos o irritantes.

Tragus [ Trago]

El piercing del tragus se realiza en la pequeña porción de cartílago que cubre parcialmente el canal auditivo.
La parte externa de la oreja está compuesta por cartílago y epidermis.

Mientras que el lóbulo carnoso sigue siendo la opción preferida de los perforadores más tradicionales, las zonas de cartílago pueden interesar a quienes buscan algo un poco diferente o complementario a su lóbulo ya perforado.

Es posible que también hayas oído hablar del piercing superficial en el lóbulo, que se inserta en el mismo lugar que el piercing en el lóbulo, pero sólo perfora la piel en lugar del cartílago.

Sin embargo, al estar la joya debajo de la piel, el organismo puede rechazarla como si fuera algo extraño que hay que expulsar con mas probabilidades que otros tipos de piercing.

Septum [ Tabique]

Los piercings en el tabique han experimentado últimamente un importante resurgir. Resulta muy llamativo ver que la mayoría de la gente continúa usando este tipo de piercing tras casi 4.000 años de historia.

En los últimos años su gran popularidad se debe a que celebridades como Rihanna y Scarlett Johansson los han llevado lo que los ha convertido en algo más común que la imagen punk de antaño.

La primera duda que te puede surgir es: “¿Qué es un piercing en el septum?”. Pues la respuesta es muy sencilla: es un piercing de forma circular que atraviesa el centro de la punta de la nariz y que sale por cada orificio nasal.

Puesto que los anillos de tabique no requieren la realización de un piercing a través del cartílago, no son los más complicados de conseguir ni de curar.

Basta con que entren en la fosa nasal a través de la piel de un lado y que salgan por el contrario.

También son fáciles de quitar si te aburres del piercing del tabique o si se necesita retirarlo por cualquier razón.

Como los agujeros están en el interior de la nariz, no quedará ninguna señal visible del piercing una vez extraído.

Conch

El piercing de concha es un piercing muy especial que ha ido ganando popularidad poco a poco en los últimos años.

El piercing de concha quizá parezca una transformación corporal inusual, pero se trata de otro fantástico piercing de cartílago para la oreja.

El término deriva de la concha po caracola, por el aspecto de concha que presentan las orejas. Hay dos clases de piercings de concha: la concha interior y la concha externa.

La concha interna es la parte con forma de copa que se sitúa justo detrás del canal auricular, en el medio de la oreja, y la concha exterior es la parte plana de la misma, entre el hélix y el antihélix.

La concha interna es un poco más difícil de traspasar con una aguja, pero un piercer con experiencia no debería tener ningún problema.

Para esta perforación del cartílago se utiliza generalmente una aguja hueca de calibre 16.

Esta intervención es similar a la de cualquier otro tipo de perforación del cartílago de la oreja, y la fase de cicatrización es similar.

Smiley

El piercing smiley (también conocido como piercing del frenillo) perfora el pliegue de tejido que une el interior del labio superior con la encía superior.

¿Quieres que te ayude a encontrarlo? Coloca la lengua por delante de los dientes y mantén los labios apretados.

Deberías poder notar una fina franja de piel situada entre los labios y las encías. Es el frenillo.

El piercing smiley recibe su nombre porque sólo puede ser visible si se sonríe.

La sorpresa hace que esta perforación sea una encantadora alternativa para quienes desean un piercing oral más disimulado que otras variantes de piercing en los labios y la boca.

A muchas personas les es imposible realizarse este piercing debido a que su frenillo es muy pequeñito.

Como la capa de piel es tan delgada es más probable que se desprenda o sea rechazado.

Este tipo de piercing no es para todo el mundo y por eso es vital que entendamos el proceso completo del piercing smiley antes de ponérnoslo.

Surface o microdermal

El piercing superficial, también conocido como piercing dérmico, es cualquier perforación que se realiza en la superficie del cuerpo.

No es lo mismo que un piercing corporal estándar. En una perforación corporal estándar, el material de perforación tiene puntos de entrada y salida.

Es decir, el piercing entra por un punto y sale por otro.En cambio el piercing de superficie entra en el cuerpo pero nunca sale. Esto implica que la segunda pieza de joyería sigue estando implantada en el organismo.

Sólo la cabeza de la perforación o la pieza de joyería será vista en el cuerpo.

Por este motivo, el llamado “piercing de superficie” exige una gran supervisión y cuidados para evitar cualquier tipo de infección o cualquier otro problema.

La perforación superficial precisa de una doble punción en el mismo lugar. Antes de insertar la pieza de joyería se introduce el anclaje que la sujetará en su lugar. Esto se suele hacer con el uso de un punzón o una aguja.

Daith

El daith piercing es un anillo que rodea el cartílago del interior de la oreja y tiene su origen en la cultura judía.
Lo más importante es saber dónde se coloca el piercing daith. El daith es el segmento más interno del cartílago de la oreja, que recorre la cruz del helix o helice.

El mismo cartílago está curvado, por lo que es un poco difícil llegar a la región justo por sobre el canal auditivo.
Debido a que el cartílago es mas duro que el lóbulo de la oreja, normalmente se emplea una aguja de calibre 16 hueca para atravesar el daith.

Debido a la naturaleza delicada de la oreja, la técnica de perforación del daith es muy sofisticada y exige el uso de una aguja especialmente curvada para atravesar la citada zona.

El objetivo de la apariencia es hacer que la parte inferior del anillo usado para el piercing aparezca como si sobresaliera directamente del conducto de la oreja.

Labret

Debido a su adaptabilidad y estilo, el piercing Labret se ha establecido a lo largo de los años como uno de los piercings de labios más populares para hombres y mujeres por igual.

Se puede complementar con otros piercings labiales para crear una nueva estética y es una gran manera de añadir un toque de chispa a la sonrisa, destacando la belleza del labio inferior.

El piercing Labret es una opción fantástica para un look con clase, seductor o de estrella del rock.

Snake

Un piercing de tipo “Snake” o “mordedura de serpiente” es realmente dos piercings en el labio bajo que están situados equidistantes del centro, tanto del lado izquierdo que del derecho.

Hay dos tipos de piercings snake: piercings en forma de anillo y piercings labret.

Estos tipos son exactamente lo que indican: Los piercings en forma de anillo son “mordeduras de serpiente” realizadas con una pieza de joyería que envuelve completamente el labio, en tanto que los “labret studs” son dos perforaciones que abarcan desde el exterior de la boca hasta el interno.

El proceso de perforación es muy sencillo, pero hay que saber que se debe de repetir en dos ocasiones.

Pendientes

Único, diferente, divertido, sofisticado, vistoso, canalla… Existen piercings o pendientes para todos los públicos.
Muchos de los estilos de de pendientes se han popularizado en las últimos tiempos a raíz de las influencers y los creadores de tendencias que se han hecho piercings en virtualmente todos los formatos, materiales, costosas piedras, formas y fundamentalmente, todos los lugares imaginables.

Bridge

Si bien los piercings en la nariz son muy atrevidos, el anillo nasal tradicional ha aumentado su aceptación en los últimos años.

Numerosas celebrities e influencers lucen piercings en el tabique.
Hay un tipo de perforación en la nariz todavía más difícil de hacerse: el piercing bridge o el piercing en el puente.
Como su propio nombre señala los bridge piercings o de puente se sitúan en el puente de la nariz, generalmente en el punto más angosto situado entre los ojos.

Los piercings en el puente, a pesar de su inusual emplazamiento, son relativamente discretos pero no dejan de llamar la atención.

Piercing por género

Tanto hombres y mujeres disponen de hasta 50 tipos distintos de piercings, y algunos ofrecen posibilidades de colocación casi infinitas.

Sólo la oreja puede albergar 13 piercings distintos, y en algunos casos múltiples de cada uno (por ejemplo, los piercings en el lóbulo de la oreja y los piercings en la hélice o helix).

También se puede hacer 6 piercings diferentes en la nariz, 13 en los labios, 4 en la boca, en las mejillas, en las cejas, en la superficie, en la piel, en el ombligo y una variedad de piercings genitales.

Con tantas opciones, puede resultar difícil averiguar por dónde comenzar o qué piercing colocarse.

En caso de no tener ninguna idea, primero hay que tener en consideración los piercings más comunes entre los hombres y las mujeres.

Hombre

Las prioridades de los caballeros en materia de piercings difieren levemente con respecto a las de las mujeres.
Los perforados en el pezón, en las cejas, en el cartílago de la oreja, la lengua, la nariz, el labio y los órganos genitales constituyen las perforaciones más frecuentes en los hombres, por este orden.

Mujer

Se calcula que el 72% de las personas que se realizan por lo menos un piercing en el cuerpo son mujeres, según las últimas estimaciones.

Los piercings en el ombligo, en la nariz, en el cartílago de la oreja, la lengua, en los pezones, las cejas, en los labios y los genitales constituyen los ocho piercings más frecuentes en mujeres (además de los del lóbulo de la oreja).

Cuanto cuesta hacerse un piercing

El costo de un piercing depende de la ubicación del piercing, el tipo de piercing y el piercer que lo realice pero en lineas generales podriamos hacer una aproximacion universal:

  • Un piercing en el cuerpo suele costar entre 20 y 55 € para los lóbulos de las orejas, el cartílago de la oreja o la región facial.
  • Un piercing corporal normalmente tiene un coste de 30 a 65 € en el caso de las cejas, nariz, el ombligo o los pezones.
  • Un piercing corporal suele tener un coste de 40 a 85 € o más en el caso del piercing medusa (un perforado por la parte superior del labio) o la superficie del cuerpo, como por ejemplo en la nuca.

Qué debe incluir:

  • El profesional del piercing desinfectará la zona y, a continuación, utilizará una aguja hueca para perforar la epidermis o el cartílago y luego introducirá la joya corporal.
    El perforador debe proporcionar detalles sobre los tratamientos posteriores en función del tipo de piercing.
    Costes adicionales:
  • Los costes del piercing suelen incluir la joyería corporal estándar, aunque las mejoras de la joyería pueden tener un coste adicional. Las joyas corporales utilizadas deben ser de material de calidad para implantes.
    Descuentos:
  • Algunos piercers ofrecen descuentos por múltiples piercings, por clientes habituales o para grupos.

Como curar un piercing

Vamos a empezar con dos recordatorios críticos:

  • NO TOCAR EL PIERCING. Sólo se tocará el piercing al limpiarlo, y se lavarán primero las manos.
  • NO QUITAR LAS JOYAS. Las perforaciones recientes podrían contraerse en el momento de quitarlas, lo que haría que fuera muy desagradable o complicado volver a ponérselas.
  • Procurar evitar el contacto con los fluidos corporales de otras personas o el contacto oral.
  • Se debe procurar no utilizar ningún tipo de cremas o ungüentos que no hayan sido aconsejados por el profesional.
  • Evitar poner lociones o productos cosméticos sobre o cerca del piercing.
  • Abstenerse de bañarse en piscinas, jacuzzis, lagos y ríos. En el caso de algunos piercings, un apósito impermeable y transpirable es una posible opción.

En nuestra seccion dedicada a los cuidados del piercing podras encontrar extensa y detallada informacion sobre cualquier cuestion.

Que piercing duele más

Actualmente hay muchas opciones de inserción de piercings en el cuerpo.

Las opciones van de los labios a las orejas, e incluso el ombligo o los genitales.

Según la parte del cuerpo que se perfore, el grado de dolor puede ser más elevado que en otras áreas.

Naturalmente, cada sensación es única y puede cambiar en virtud de su tolerancia al dolor.

Sin embrago, factores de tipo físico, como las terminales nerviosas y el grado de grosor de la piel o el cartílago podrían provocar que los piercings doliesen más en unas partes y menos en otras.


De que material pueden ser los piercing

La joyería para el cuerpo está de actualidad y es muy expresiva. Puede estar fabricada con distintos materiales de base, como metales, cristales, polímeros y componentes orgánicos.

Algunos se prefieren para las perforaciones recientes, en tanto que otros sólo se destinan a las perforaciones curadas o al empleo temporal. Algunos de los mas comunes podrian ser:

Piercings de Oro

En lo que respecta a las joyas corporales de oro, es preciso considerar la calidad y el porcentaje del oro.

En realidad, muchas de las joyas en “oro” están chapadas en oro, y el recubrimiento en oro puede desprenderse con facilidad, exponiendo el material metálico subyacente y provocando problemas de dolor o enfermedades.

Aunque la joyería de oro puro es aparentemente una elección muy segura para las perforaciones, esto no siempre es así.

El oro de 24 quilates, como ejemplo, presenta un tacto muy delicado que aumenta la probabilidad de que se hagan mellas que capturen gérmenes.

Las joyas de oro macizo de 14 y 18 kilates son buenas para las primeras perforaciones.

A contrario de lo que sucede con las piezas chapadas en oro de calidad inferior, estos tipos de materiales no se deterioran por el paso del tiempo.

Plata

Estas piezas de plata de ley siempre llevan la marca “925”, pero ¿qué significa exactamente? ¿Recuerda que los quilates en el oro representan la proporción de oro puro en la joya? En este caso se aplica el mismo criterio.

La plata de ley .925 tiene un 92,5% de contenido de plata y suele estar aleada con otros metales como el cobre o el níquel.

Por lo tanto, muchas joyas de plata de ley no son adecuadas para los alérgicos.

Si el usuario es propenso a las reacciones alérgicas y se ha preguntado por qué una pieza de plata es adecuada y otra es incómoda, lo más probable es que se deba a la aleación.

Las joyas de plata de ley son seguras en piercings curados y cicatrizados. Sin embargo, nunca debe usarse en un piercing no curado o en una parte del cuerpo mojada.

La plata se corroe más rápido que los demás metales. El barniz se presenta cuando la plata comienza a volverse de color negro.

El barniz puede descascararse y decolorar la piel cuando se emplea en un piercing nuevo. Se oscurecerá o se volverá gris, a veces de forma definitiva.

Titanio

La Association of Professional Piercers (APP) ha acreditado diferentes tipos de materiales y el titanio de grado de implante es el que la mayoría de los piercers recomiendan para sus primeros piercings. He aquí el motivo:

  • No contiene níquel: Según el Centro Europeo de Investigación de Alergias, el níquel es el alérgeno de contacto más común en el mundo. Se encuentra habitualmente en las joyas para piercings. El titanio no contiene níquel, por lo que es adecuado para personas con piel sensible o alérgicas al níquel.
  • Tiene una alta proporción entre densidad y resistencia. Es decir, el titanio es significativamente menos compacto que el acero inoxidable y otros tipos de metales, pero es igual de resistente (si no más). Por ello, es mucho más resistente y menos susceptible de doblarse o de romperse.
  • No es muy pesado. Las piezas de titanio son menos pesadas que las de los demás metales gracias a su baja densidad.
  • Está anodizado. El tono metálico intenso del titanio ya resulta atractivo. No obstante, a diferencias del acero inoxidable, el titanio está presente en una gran cantidad de matices. Esto se logra mediante el proceso de anodización, un procedimiento electroquímico que modifica el color de la superfice a la vez que mantiene la inocuidad.

Acero

Sólo adecuado para piercings curados. El acero inoxidable es un metal de alta calidad con un brillo resplandeciente.

El acero inoxidable 316L no debe usarse en la UE para los primeros piercings (no curados) y sólo debe llevarse una vez que el piercing se haya curado completamente.

Agujas de piercing

Los piercers o artistas del tatuaje experimentados de todo el mundo utilizan tres tipos diferentes de agujas para el piercing.
Hay tres tipos de agujas: agujas huecas, agujas de cánula y agujas curvas.
Además de estos tres tipos de agujas, los piercers también utilizan un punzón dérmico para realizar diversos piercings.

Agujas huecas

Las agujas con agujeros son el tipo más común de agujas de piercing que todos los profesionales del piercing utilizan desde hace mucho tiempo.
Se asemeja a una aguja de jeringa. Su uso es totalmente seguro y su estructura hueca la hace ideal para el piercing.
Es una aguja hueca con una punta afilada y triangular. Para garantizar el afilado, estas agujas se cortan con láser.

Cánula

La cánula, comúnmente conocida como catéter, no es una innovación. Funciona de forma similar a la utilizada por los médicos.

El catéter se introduce en el cuerpo del paciente y se retira al terminar.

La aguja está rodeada por un material plástico extraíble en esta carcasa. El material plástico tiene la forma de un pequeño tubo.

Agujas curvas

Este tipo de aguja se utiliza raramente para la perforación. La curvatura de la aguja aumenta el terror. Sin embargo, quienes lo han probado están de acuerdo en que no es tan doloroso.

Se usa en piercings de garganta y otros tipos de perforaciones de oreja. El dibujo curvo hace que la perforación de la oreja sea más fiable, puesto que no perfora por accidente otro lado de la oreja.

Cerrar agujero piercing de manera natural

En resumen, no es preciso que el orificio esté totalmente cicatrizado para que se pueda cerrar.

Dado que el orificio es una forma de barrera definitiva, los márgenes del orificio no tendrán la oportunidad de cerrarse de nuevo cuando se haya cicatrizado completamente.

Cuando se perfora la oreja, la pieza de joyería que se usa es la que permite que la perforación se mantenga abierta mientras se cicatriza.

En el proceso de cicatrización, la piel se desplaza por el tracto, creando un túnel en el que se apoya la joya, y una vez que el tunel está totalmente formado y la piel que rodea el agujero está completamente curada, ésta no podrá volver de nuevo a cerrarse, ni siquiera sin la joya in situ.

Es decir, para que el piercing se cierre de forma saludable y segura es necesaria la presencia de una herida.

Por ello, dejar el agujero del piercing sin adornar durante varias semanas o meses después de suponer que el piercing nuevo ha sanado por completo suele provocar un agujero bloqueado o cerrado.