Saltar al contenido

Bultos duros alrededor de un piercing en la lengua

Seguir tu corazón para hacerte un piercing en la lengua debe hacerse con respeto y conciencia.

Investiga tus opciones de salones de piercing de antemano para que puedas elegir un profesional que tome todas las precauciones necesarias contra las complicaciones.

Elegir el profesional de piercing adecuado también es crucial para el cuidado posterior. En caso de efectos secundarios adversos, debe ser la primera persona a la que llames para pedir consejo.

Si te sale un bulto duro alrededor del piercing de la lengua, no te asustes de inmediato.

Aunque el bulto podría ser síntoma de algo más importante, puede haberse formado como parte del proceso normal de curación.

Un bulto alrededor del piercing de la lengua puede ser un signo de:

  • Curación
  • Cicatrización
  • Infección
  • Hematoma

Qué se puede esperar de un piercing en la lengua

Existen diferentes técnicas para realizar un piercing en la lengua, pero la más común es la técnica del piercing recto. En esta técnica, el profesional del piercing:

  • Marcará la mejor posición para el piercing
  • Agarra la lengua con unas pinzas para mantenerla en su sitio
  • Atraviesa la aguja y la joya justo después

Tiempo de curación

Sin complicaciones, la lengua se cura en un plazo de cuatro a seis semanas. La lengua se cura de fuera hacia dentro, por lo que puede parecer que está curada antes de estarlo realmente.

La hinchazón alrededor del piercing lingual es normal. Para ayudar a reducir las complicaciones derivadas de la hinchazón, la primera pieza de joyería que se inserte será más grande que las que se sustituyan.

Este tamaño más grande que el normal permite que la lengua se hinche sin afectar a los límites de la joya.

Durante el proceso de curación, es normal que salga un líquido amarillo o blanco de la zona del piercing. Se trata de células inmunitarias que intentan curar la herida del pinchazo.

Estas células inmunitarias pueden incluso causar un bulto cerca de la lengua.

Un bulto cerca del piercing de la lengua

Un bulto cerca o alrededor del piercing de la lengua no es una causa inmediata de preocupación.

Si sigues todas las instrucciones de cuidado recomendadas, es probable que sea una parte normal del proceso de curación.

Un piercing en la lengua es una herida traumática, y tu boca tardará un tiempo en adaptarse a ella.

Si te preocupa demasiado que tu reacción no sea saludable, un buen lugar para empezar a buscar respuestas es acudir directamente al profesional que te hizo el piercing para que te asesore.

Si notas que tienes fiebre, dolor y/o un cambio de color en la lengua, busca atención médica de inmediato.

Un piercing en la lengua puede tener graves consecuencias para tu salud si dejas una complicación grave sin tratar.

Fuera del proceso normal de curación, tu cuerpo podría estar formando un bulto cerca de tu piercing en la lengua como resultado de:

  • Hiperescaras/queloides
  • Infección
  • Hematoma

Tejido cicatricial acumulado

Algunas personas, por desgracia, encuentran que experimentan complicaciones con el proceso de curación de cualquier herida traumática.

Si se te ha formado un bulto cerca del piercing de la lengua que no es doloroso al tacto y no va acompañado de ningún otro síntoma, como fiebre, dolor o hinchazón, puede tratarse de tejido cicatricial.

Las hipercicatrices, o queloides, son zonas elevadas de cicatrización que no suponen una amenaza para la salud.Por desgracia, son estéticamente desagradables.

Los queloides requieren cirugía para ser eliminados. Si eres propenso a las hipercicatrices, ten en cuenta que puedes sufrir este efecto secundario en un piercing en la lengua o en los futuros piercings que te hagas.

Infección alrededor del piercing en la lengua

Debido a que los piercings son agujeros perforados en los tejidos del cuerpo, tienen que ser cuidadosamente protegidos contra la infección.

Si bien no es anormal que un nuevo piercing en la lengua se hinche e incluso gotee algo que parece pus, también pueden ser signos de un problema más importante.

Los bultos y protuberancias que duelen al tacto y van acompañados de fiebre, náuseas o dolor suelen ser un signo de infección.

Si te encuentras en esta situación, es imprescindible que busques atención médica. Las infecciones en un piercing en la lengua pueden tener consecuencias graves.

Poner en peligro la integridad de tu lengua puede provocar dificultades para hablar y tragar. Las infecciones en la boca pueden pasar a las encías, poniendo en riesgo la integridad de los dientes.

La infección puede incluso extenderse a la sangre, ya que la lengua es un órgano altamente vascular, con suministros de sangre clave que pasan por ella.

Hematoma lingual

Un piercing en la lengua tiene su propio conjunto de complicaciones potenciales. La lengua recibe su principal suministro de sangre de la arteria lingual, que se ramifica de la carótida.

Eso significa que hay un vaso sanguíneo importante en tu boca que puede causar complicaciones para un piercing en la lengua.

Si tu perforador comete un error y corta estos vasos sanguíneos durante el proceso de perforación, puedes experimentar algunos efectos dramáticos.

Dado que se trata de vasos sanguíneos importantes, es posible que se forme un hematoma importante por ese error.

Un hematoma es como un moretón pero más profundo bajo las capas de músculo. Es el resultado de la filtración de sangre en los tejidos y puede tener el aspecto de un bulto liso.

Cómo prevenir las complicaciones

Existen instrucciones de cuidado especiales para los piercings de la lengua. Es importante evitar los medicamentos que puedan aumentar el sangrado.

La aspirina y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) aumentan la probabilidad de hemorragia al diluir la sangre. Esto impide la coagulación y retrasa la coagulación de la sangre.

Se recomienda que las personas que se hagan un piercing en la lengua eviten tomar estos medicamentos el día antes del procedimiento y durante los siete días siguientes.

Si no eras consciente de la necesidad de evitar estos medicamentos, antes o después del piercing, podrías estar experimentando una complicación exacerbada por los anticoagulantes.

También debes procurar que tu boca esté lo más limpia posible en todo momento. Un enjuague regular con agua salada puede ayudar a ello.

El mejor producto para el cuidado posterior que he utilizado personalmente es el Spray para el cuidado posterior del piercing After Inked.

No sólo es vegano, sino que también es completamente libre de alcohol y aditivos.

La solución funciona bien en todo tipo de pieles, incluidas las sensibles, y se presenta en un frasco de tamaño generoso para una fácil aplicación.

Si se utiliza desde el principio del proceso de curación, el spray ayuda a reducir el tiempo de curación y pretende eliminar cualquier dolor o molestia.

Conseguir un piercing ojos bien abiertos

Cuando te haces un piercing, tienes que aceptar que puedes enfrentarte a algunos efectos secundarios no deseados del procedimiento.

Los piercings, aunque son bastante comunes, también son el resultado de un traumatismo autoinfligido del que tu cuerpo tendrá que curarse.

Los piercings en la lengua requieren una atención especial, ya que las complicaciones pueden ser graves.

Sin embargo, lo que puede parecer un problema también podría ser el resultado del proceso natural de curación de tu lengua.

Los bultos alrededor de un piercing en la lengua pueden ser los típicos síntomas posteriores a la perforación o el resultado de una cicatrización excesiva, una infección o un hematoma.

Como regla general, si un bulto va acompañado de dolor, fiebre o un cambio de color en la lengua, es hora de buscar atención médica.

Artículos relacionados