Saltar al contenido

Cicatrización del piercing en el tabique: cuidados posteriores

Hacerse un piercing en el tabique es todo diversión y juegos hasta que adoptas la responsabilidad crucial de cuidarlo y asegurarte de que se mantiene libre de infecciones.

Los piercings en el tabique tardan entre seis y ocho meses en cicatrizar por completo, pero su sensibilidad puede desaparecer al cabo de dos o tres semanas.

La mejor práctica para el cuidado posterior y la curación del piercing en el tabique es:

  • Limpiarlo dos veces al día usando solución salina y q-tips
  • Mantener la joya en su sitio hasta asegurarse de que la piel se ha curado
  • Reducir el consumo de alcohol
  • Lavarse las manos antes de tocar o limpiar el piercing
  • No limpiar en exceso tu piercing

Cuidados posteriores al piercing en el tabique

El cuidado de tu piercing en el tabique es fundamental para que no se infecte. No querrás presumir de tu nueva joya facial cuando esté dolorida y llena de bacterias.

A continuación, te ofrecemos algunos de nuestros principales consejos de cuidado para que tu nuevo y bonito piercing se cure correctamente.

Limpieza

Evita ponerte jabón, alcohol, cremas, aceites u otros ungüentos directamente sobre el piercing del tabique para limpiarlo, ya que estos productos químicos fuertes pueden irritarlo y secar la piel.

Lávate las manos con un jabón antibacteriano antes de limpiar el piercing del tabique para asegurarte de que no tiene bacterias.

Al hacerlo, procura no limpiar el piercing del tabique en exceso, es decir, más de dos veces al día, ya que esto puede hacer que se reseque o sangre.

Es importante que limpies el piercing del tabique dos veces al día con una solución salina. Puedes preparar una solución salina casera con sal y agua caliente. Aquí tienes cómo:

  1. Disuelve ¼ de cucharadita de sal marina no yodada en una taza de agua embotellada tibia
  2. Utiliza almohadillas de algodón o bastoncillos de algodón empapados en la mezcla para limpiar el piercing del tabique
  3. Seca con una toalla limpia que no pierda sus fibras

Otros consejos importantes

  • Evita tocar el piercing del tabique o manipular la joya, ya que puede irritarlo
  • Reducir al mínimo el consumo de alcohol y nicotina, ya que el alcohol adelgaza la sangre y la nicotina dificulta la capacidad del cuerpo para curarse
  • Aplica una compresa fría en tu piercing del tabique para reducir la hinchazón utilizando un paño limpio empapado en agua fría; mantenlo sobre tu nariz hasta que el paño se caliente
  • Si necesitas sonarte la nariz en algún momento mientras el piercing del tabique está cicatrizando, hazlo con cuidado utilizando un pañuelo limpio; no reutilices los pañuelos

Curación del piercing del tabique

La hinchazón y la sensibilidad alrededor de tu piercing en el tabique pueden desaparecer después de unas pocas semanas, pero no dejes que esto te engañe.

Un piercing en el tabique puede tardar entre seis y ocho meses en curarse por completo.

Es posible que notes la secreción de un líquido blanco, conocido como líquido linfático, alrededor de tu piercing en el tabique.

No te asustes, ¡no se trata de pus! Es totalmente normal y no es más que la reacción de tu cuerpo a un nuevo piercing. También es una señal de que tu piercing está empezando a sanar.

Los piercings de tabique pueden hincharse durante las etapas iniciales de curación. De nuevo, esto es completamente normal. Puedes aplicar hielo en el lugar del piercing para ayudar a reducir la hinchazón.

Cómo cambiar las joyas

Puede que decidas cambiar tu piercing de tabique por una nueva pieza de joyería. Asegúrate de que el piercing del tabique se ha curado antes de intentar cambiar la joya.

Evita cambiar la joya demasiado pronto, ya que esto puede dificultar el proceso de curación de tu piercing del tabique.

El piercing del tabique se perforará con una joya inicial que suele estar hecha de titanio o de acero inoxidable quirúrgico.

Una vez que el piercing se haya curado, podrás cambiar esta pieza de joyería por otra de tu elección. Hay una gran variedad de materiales de joyería para elegir, como el oro y la plata de ley.

Cuanto más esperes para cambiar la joya de tu piercing de tabique, más fácil será hacerlo tú mismo. Puedes visitar a tu perforador para que te cambie la joya inicialmente.

Si tu tabique todavía está sensible, no deberías buscar la forma de cambiarlo todavía, ya que esto indica que la piel no se ha curado.

Después de un tiempo, el tejido y la piel de tu tabique se reconstruirán, lo que te permitirá cambiar la joya tú mismo con más facilidad.

Infección

Un piercing en el tabique es una herida abierta y es susceptible de infectarse si no se cuida adecuadamente.

En algunos casos, las bacterias pueden infiltrarse en el piercing del tabique y provocar una infección. Estos son algunos de los signos de infección a los que puedes estar atento.

Si notas alguno de ellos, habla con tu perforador o con tu médico sobre el tratamiento:

  • Secreción de líquido amarillo o verde
  • Vetas rojas en el lugar de la perforación
  • Fiebre o piel caliente al tacto

No intentes quitarte las joyas o tratar cualquier infección por ti mismo antes de hablar con tu perforador o médico.

Asegúrate de disfrutar de tu piercing en el tabique

Los piercings de tabique son un gran accesorio; sin embargo, vienen con la responsabilidad de cuidarlos y asegurarse de que no desarrollen una infección.

Los piercings de tabique tardan aproximadamente entre seis y ocho meses en curarse por completo, así que asegúrate de mantener los cuidados posteriores durante ese tiempo.

Limpia el piercing del tabique dos veces al día con solución salina o agua salada.

Vigila tu piercing del tabique para detectar cualquier signo de infección y habla con tu perforador o médico si notas algo anormal en tu piercing.

Artículos relacionados