Saltar al contenido

Cómo poner un piercing de aro en la nariz

Los aros de la nariz son bastante sencillos de poner si sabes cómo, pero ¿por dónde empezar y cómo puedes estar seguro de que lo estás haciendo bien?

Repasaremos el proceso paso a paso y te daremos algunas indicaciones para hacerlo de forma segura y sin complicaciones.

Pasos para colocar un aro en la nariz

Poner un aro de nariz en tu piercing es un procedimiento sencillo, pero es importante hacerlo bien. Se trata de evitar cualquier daño a tu piercing y reducir el riesgo de infección.

Con esto en mente, siga cada uno de estos pasos cuidadosamente.

  1. Lávate bien las manos.Tus manos entran en contacto con innumerables superficies a lo largo del día, así que asegúrate de lavarlas bien con jabón antibacteriano antes de manipular tus joyas. También puedes utilizar guantes de látex desechables si no eres alérgico al material y quieres ser más precavido.
  2. Limpia el aro de la nariz y la zona perforada, para lo cual utiliza una toallita o un spray para piercings. Si tienes un aro cautivo (esos son los que tienen una cuenta), quita la cuenta para poder limpiar la joya más a fondo.
  3. Retire la cuenta o tire del aro para abrirlo.Los aros cautivos funcionan con fuerza de tracción – lo único que mantiene la cuenta en su lugar es la presión de ambos extremos del aro. Cuando separes los lados, el cordón se caerá. Si no utilizas un aro cautivo, simplemente tira del aro para que se abra lo suficiente para que puedas trabajar con él. Si el aro es grueso, esto puede ser difícil de hacer sólo con las manos. Puedes utilizar unos alicates, pero úsalos con cuidado para no dañar el aro.
  4. Para facilitar el proceso, puedes lubricar la joya sumergiendo el extremo del aro en un jabón antibacteriano.
  5. Cierre el aro.Si está utilizando un aro cautivo, vuelva a colocar la cuenta y deje que los extremos del aro lo aseguren en su lugar. Con otros tipos de joyas, simplemente asegúrate de cerrar el aro para que se mantenga en su sitio y tenga la forma adecuada.

Riesgos y precauciones

Poner un aro es bastante fácil, pero eso no significa que no haya riesgos.

Principales riesgos

Los dos riesgos de los que hay que preocuparse son las infecciones bacterianas y los desgarros.

Si no te limpias bien las manos o las joyas, podrías transferir las bacterias a tu piercing, haciendo que se infecte.

Introducir el anillo cuando el piercing no es lo suficientemente ancho, o no colocarlo correctamente, podría desgarrar la piel alrededor del piercing.

Esto no sólo es doloroso y desagradable, sino que la creación de una herida abierta alrededor de la joya aumenta el riesgo de infección.

Precauciones

A continuación te damos algunos consejos para que la primera vez que te coloques el anillo de aro vaya bien.

  • Espera a que tu piercing esté completamente curado antes de cambiar a un anillo estilo aro
  • Limpia cualquier superficie que vaya a estar en contacto con tu anillo de aro
  • No fuerce el aro si no entra fácil y cómodamente
  • Asegúrate de que tienes el calibre adecuado
  • Consulte a su perforador

Resumen

La colocación de un aro en la nariz sólo requiere unos pocos pasos sencillos, y muchas personas consideran que los aros son más cómodos que las tachuelas con las que empezaron.

Sólo tienes que asegurarte de conseguir un aro de la talla adecuada y limpiarlo bien antes de empezar.

Si quieres asegurarte de que tu piercing se cure lo mejor posible, es imprescindible que sigas al pie de la letra los consejos de tu perforador y que te asegures de invertir en una solución de cuidado posterior de alta calidad para facilitar la recuperación.

El mejor producto para el cuidado posterior del piercing que he tenido el placer de usar hasta ahora es el After Inked Piercing Aftercare Spray.

No sólo es apto para veganos, sino que también es completamente libre de alcohol y aditivos.

La solución funciona bien en todo tipo de pieles, incluidas las sensibles, y viene en un frasco de tamaño generoso para una fácil aplicación.

Cuando se utiliza desde el principio del proceso de curación, el spray ayuda a reducir los tiempos de curación y pretende eliminar cualquier dolor o molestia.

Artículos relacionados