Saltar al contenido

¿Cuándo puedo cambiar el piercing del ombligo?

¿Sientes que es hora de un nuevo cambio, y quieres cambiar tu anillo del vientre? Lo más importante es tener en cuenta si tu piercing ha sanado completamente.

Si no lo ha hecho, esto puede causar complicaciones con tu piercing.

Puedes cambiar tu anillo de vientre cuando:

  • El piercing esté completamente curado
  • No hay signos de infección o irritación
  • Tu perforador confirma que es seguro hacerlo

¿Cuánto tiempo tarda en curar un piercing en el vientre?

Tu piercing puede tardar desde tres meses y hasta un año en sanar. No te dejes engañar por el proceso de curación.

Podrías pensar que es seguro cambiar tu anillo del vientre, para que luego se hinche o tenga algo de rojez alrededor del ombligo.

Es imprescindible que esperes el tiempo necesario para cambiar el anillo del vientre. Si crees que después de uno o dos meses tu vientre se ve bien y estás lista para un cambio, lo más probable es que estés pasando por una excelente fase de curación.

Sigue utilizando los cuidados posteriores para facilitar la curación de la forma más rápida y segura posible.

Si todavía estás en el proceso de curación o tienes irritación por el anillo abdominal, la piel se volverá roja o rosada.

También es posible que el piercing del ombligo expulse algo de líquido, que puede formar una costra en el anillo del vientre.Si esto ocurre, ten en cuenta que aún estás en la fase de recuperación y es normal.

Señales de que tu piercing está curado

Utiliza un pañuelo de papel para frotar alrededor del piercing. Si hay alguna secreción, el piercing no está curado.

Comprueba si tu ombligo está hinchado o no. La hinchazón es muy común cuando te haces un piercing.

Si sólo ves una pequeña porción de joya en el vientre en cualquiera de los extremos, podría significar que tu ombligo aún está hinchado y no está completamente curado.

Cuando tu piercing haya cicatrizado por completo, la piel tendrá el mismo color que la zona que rodea tu estómago.

Si el piercing se desliza hacia arriba y hacia abajo con facilidad, esto es una muy buena indicación de que el área ha sanado.

Pro-Tip

Si crees que estás preparada para hacer el cambio, programa una cita con tu perforador y pregúntale si el piercing se ha curado satisfactoriamente.

Es posible que utilicen un equipo para sacar el anillo del vientre por primera vez. Después de eso, deberías ser capaz de hacerlo tú misma con mucha facilidad.

Algunas pautas para cambiar el anillo del vientre

Paso 1: Lávate las manos

Empieza siempre por lavarte las manos con un buen jabón antibacteriano. Al cambiar tu piercing la primera vez, tu mayor reto será protegerte de las infecciones.

Las bacterias de tus manos pueden infectar el piercing, así que asegúrate de completar este paso.

Paso 2: Limpiar con solución salina

Limpia la zona del piercing con suero fisiológico o alcohol. Así te asegurarás de no infectar tu piercing. Cuantas menos bacterias tenga tu piercing del vientre, más posibilidades tendrás de tener un resultado satisfactorio

Paso 3: Desinfectar las joyas

Sumerge tus joyas en alcohol para desinfectarlas. Limpia el alcohol y deja que la joya se seque completamente antes de intentar insertarla en tu piercing.

Si tu joya para el vientre es acrílica o tiene piedras preciosas, ten cuidado, ya que el alcohol podría destruir la joya. Si crees que no puedes usar alcohol en tu joya, asegúrate de lavarla con jabón antibacteriano para limpiarla.

Paso 4: Retirar y reemplazar

Desenrosque su joya. Después de quitar el soporte la bola, la pieza de joyería debe deslizarse fácilmente.

Si no consigues que se deslice, es probable que sea una señal de que el piercing no ha cicatrizado o de que ha cicatrizado de forma incorrecta.

Vuelve a colocar la joya inmediatamente después de quitártela, ya que el piercing puede cerrarse

Después de cambiar la joya

A veces, aunque hayas tomado todas las precauciones necesarias de esterilización y desinfección de tu piercing y de las joyas, puedes encontrarte con molestias o irritación, o incluso contraer una infección una vez que has cambiado las joyas.

Esto puede ser causado por varios factores, pero la mayoría de las veces se soluciona fácilmente.

Para evitar que se produzcan problemas, es una buena idea utilizar una solución de agua salada para limpiar la zona cada vez que se ponga o se quite una joya.

Esta solución se puede mezclar en casa, o se puede comprar una mezcla comprada en una tienda.

El mejor producto para el cuidado posterior que he utilizado personalmente es el Spray para el cuidado posterior de los piercings After Inked.

No sólo es vegano, sino que también está completamente libre de alcohol y aditivos.

La solución funciona bien en todo tipo de pieles, incluidas las sensibles, y se presenta en un frasco de tamaño generoso para una fácil aplicación.

Si se utiliza desde el principio del proceso de curación, el spray ayuda a reducir el tiempo de curación y pretende eliminar cualquier dolor o molestia.

Resumen

Siempre que hayas esperado los tres a doce meses recomendados y hayas utilizado los cuidados posteriores correctamente, deberías poder cambiar el anillo del vientre sin problemas.

Si no ves ningún signo de infección, y te limpias y esterilizas las manos y las joyas, el procedimiento será fácil e indoloro, y no tendrás nada de qué preocuparte.

Artículos relacionados