Saltar al contenido

¿Cuándo puedo cambiar mi piercing de la nariz?

Llevas unas semanas con un piercing en la nariz y ese pendiente original empieza a parecer un poco aburrido.

Quieres cambiarlo, pero ahora te das cuenta de que no sabes muy bien cómo hacerlo sin causar problemas.

Cambiar el anillo de la nariz demasiado pronto o de forma inadecuada es arriesgado.

En este artículo, repasaremos el tiempo que debes esperar antes de colocarte una nueva joya y te explicaremos paso a paso la forma correcta de hacerlo.

¿Cuándo puedo cambiar mi piercing de la nariz?

Antes de cambiar el piercing de la nariz, debes asegurarte de que está completamente curado. Un piercing en la nariz suele tardar entre 2 y 3 meses en sanar lo suficiente como para poder quitar la joya.

Una vez que estés seguro de que el piercing ha terminado de cicatrizar, puedes proceder a cambiar la joya.

Por desgracia, los piercings de la nariz tardan más en curar que la mayoría de los otros piercings comunes.

La razón tiene que ver con tu sistema circulatorio: no hay mucha sangre que fluya hacia el cartílago de la nariz, y esto ralentiza los tiempos de curación.

Si tienes un piercing en el tabique, puedes esperar que se cure un poco más rápido; unas 6-8 semanas.

Cuidados posteriores

Si sigues la rutina de cuidados posteriores, no sólo evitarás la infección, sino que también acelerarás el tiempo de curación.

Si no has practicado los cuidados postoperatorios adecuados, es posible que el tiempo de cicatrización sea superior a la media.

Aspecto

Una vez que haya pasado el tiempo de curación estándar, evalúa tu piercing. Si parece que tu piel ha vuelto a la normalidad, probablemente estés listo para cambiar tu aro de la nariz.

Un piercing en la nariz bien curado

Si hay hinchazón, sensibilidad, enrojecimiento u otras formas de decoloración, o cualquier secreción del piercing, déjalo por el momento.

Son señales de que no ha terminado de cicatrizar. Si tienes alguno de estos síntomas y no mejoran con el tiempo, merece la pena que acudas a tu médico para asegurarte de que la zona no está infectada.

Ten cuidado cuando te guíes sólo por la apariencia: los piercings pueden parecer completamente curados por fuera aunque no hayan terminado de cicatrizar por dentro.

Alergias

Si eres alérgico al material del que está hecho tu espárrago, éste tardará más en curarse. Esencialmente, tu cuerpo estará tratando de curar el sitio mientras también está luchando contra la irritación del alérgeno.

Si la cicatrización tarda mucho más de lo esperado, o si experimentas complicaciones durante la cicatrización, pregúntale a tu perforador si puede cambiar el perno por uno de otro material.

Pide consejo a un profesional

Si todavía no puedes saber si tu piercing se ha curado, o quieres estar más seguro, pide a tu perforador que le eche un vistazo. Te dirá si estás listo para cambiar el pendiente de la nariz o si debes dejarlo un poco más.

Si te has hecho el piercing en un quiosco del centro comercial o en una joyería, debes acudir a un profesional del piercing si tienes alguna duda o preocupación.

Puede que no te hayan hecho el piercing, pero muchos estarán encantados de ayudarte, especialmente si compras tus nuevas joyas en su tienda.

Riesgos al sacar y cambiar un anillo de nariz

Tu piercing es una zona sensible y vulnerable mientras aún está cicatrizando. Si te quitas el piercing demasiado pronto, corres el riesgo de que se infecte.

El piercing también podría inflamarse o desgarrarse y sangrar.

Incluso después de que el piercing haya terminado de cicatrizar, tienes que ser precavido. Al principio estará muy apretado, así que debes tener cuidado al introducir la joya.

Nunca la empujes cuando no se ajuste cómodamente; podría producirse un desgarro. Tendrás el mismo problema si intentas introducir joyas de un calibre incorrecto.

Cambiar los anillos de la nariz sin asegurarse primero de que tus manos y la joya están limpias también te expondrá a un mayor riesgo de infección.

Pasos para cambiar un piercing en la nariz

Una vez que tu piercing ha terminado de sanar, es finalmente el momento de reemplazar tu vieja joya.

Aquí te explicamos cómo hacerlo.

  1. Lávate bien las manos.Nunca te saltes este paso o tu piercing podría infectarse. Cuando te seques las manos, utiliza una toalla de papel en lugar de una toalla usada que puede contener bacterias y otros gérmenes.
  2. Hay diferentes tipos de clavos para la nariz, pero la mayoría de los clavos con los que los piercers comienzan a colocarlos se pueden quitar simplemente tirando de ellos suave y lentamente.
  3. Asegúrate de que tu piercing y tus joyas están limpios.
  4. Retira la cuenta de tu nuevo anillo de nariz o ábrelo (según el modelo).
  5. Desliza con cuidado el extremo más fino de la joya en tu piercing.Procede lentamente y detente si sientes algún dolor.
  6. Si se trata de un anillo cautivo (que se mantiene en su lugar con un cordón), vuelva a colocar el cordón.
  7. Consulta a un profesional del piercing si tienes algún problema o complicación.No fuerces el piercing, ni decidas aguantar el dolor, ni ignores las lesiones o problemas que surgen al cambiar el anillo de la nariz. Déjate aconsejar por un profesional antes de que las cosas empeoren.

Resumen

Cambiar un anillo de nariz no debería ser intimidante.

Si te aseguras de que tu piercing está completamente curado antes de proceder y sigues las sencillas instrucciones de este artículo, estarás listo para disfrutar de tu nueva joya en poco tiempo.

Artículos relacionados