Saltar al contenido

Infecciones del piercing de la ceja

Llevas varios días con tu piercing en la ceja y estás disfrutando de un nuevo look y de montones de cumplidos de tus amigos y familiares.

Un día te levantas y al salir de la ducha, notas que la piel alrededor de tu piercing de ceja está caliente al tacto.

Hay un pequeño bulto en el lugar del piercing que parece estar creciendo, y lo que es peor, hay una pequeña cantidad de secreción amarilla oscura que sale del lugar del piercing.

Siempre va a haber un riesgo de infección con cualquier piercing. Si te encuentras con un piercing de ceja infectado, no te asustes.

Consulta a tu especialista en piercings o a un médico/dermatólogo y sigue estas sencillas sugerencias de tratamiento para tratar la infección y conseguir que tu nuevo piercing vuelva a tener el mejor aspecto.

¿Cuáles son los síntomas de un piercing en la ceja infectado?

Podrías estar ante un piercing de ceja infectado si empiezas a notar algunos de estos signos:

  • Molestias con enrojecimiento, picor e hinchazón alrededor del lugar del piercing.
  • Secreción oscura o muy turbia, generalmente amarilla o verde, a veces mezclada con sangre.
  • Presencia de un pequeño grano en el lugar del piercing, sensible al tacto y lleno de líquido.
  • Recuerda que un piercing sano normalmente desprende una pequeña cantidad de líquido claro. La secreción de líquido sólo es motivo de preocupación si es turbia u opaca y está mezclada con sangre.

¿Cuáles son las causas de un piercing en la ceja infectado?

No hay una sola causa de un piercing de ceja infectado. Las causas principales son:

  • Tocar o jugar constantemente con el nuevo piercing.
  • Limpieza y cuidados posteriores inadecuados o inconsistentes.
  • Contaminación por bacterias, sudor excesivo, maquillaje, suciedad o crema solar.
  • Técnica de perforación inadecuada o deficiente.

Cómo tratar un piercing de ceja infectado

Hay un tratamiento sencillo para un piercing de ceja infectado o irritado, que debería aclarar las cosas en poco tiempo.

Si tu piercing en la ceja está irritado o infectado, ponte en contacto con tu especialista en piercing de inmediato, y ten en cuenta que una infección más grave puede requerir el tratamiento de un profesional médico autorizado.

El remojo de sal marina

El tratamiento estándar para un piercing de ceja infectado es una solución de sal marina y agua tibia. Mezcla la sal marina y el agua tibia (pero no caliente) en una proporción de ⅛ cucharadita de sal marina fina por ¼ de taza de agua.

Algunos especialistas en piercing pueden recomendar esto como parte de un régimen estándar de cuidado posterior, independientemente de si tiene una infección.

Aplica una compresa caliente con la solución de sal marina en el piercing infectado durante cinco o diez minutos, tres veces al día.

Si la infección persiste durante una semana sin mejorar, ponte en contacto con un profesional médico de inmediato.

Para evitar que tu piercing de la ceja se infecte, el cuidado posterior es clave

La causa principal de la mayoría de los piercings de cejas infectados es un cuidado posterior poco riguroso y una higiene deficiente.

Para evitar que tu piercing en la ceja se infecte, debes seguir al pie de la letra el régimen de cuidados posteriores sugerido por tu especialista en piercing.

Para que tu piercing en la ceja tenga el mejor aspecto posible y para evitar una infección o posibles complicaciones médicas, ten en cuenta las siguientes reglas y sé consciente de que tu especialista en piercing puede recomendar un régimen de cuidados posteriores ligeramente diferente al que hemos proporcionado aquí.

Algunas pautas sencillas a seguir

Aunque los piercings en las cejas no son muy dolorosos, pueden ser de alto mantenimiento en términos de cuidado posterior. Aquí tienes algunas normas básicas que debes seguir.

Hazlo:

  • Lávate las manos con agua caliente y jabón antibacteriano durante al menos 30 segundos antes de tocar el piercing por cualquier motivo.
  • Limpia y enjuaga el piercing diariamente mientras te duchas.
  • Inmediatamente después de ducharte, lo mejor es que limpies tu nuevo piercing al menos 2 ó 3 veces más a lo largo del día durante la primera semana, utilizando agua tibia y jabón antibacteriano, tomándote el tiempo necesario para aclararlo bien. Después de la primera semana, puedes reducir la limpieza del piercing a una vez al día.
  • Limpia tu piercing si has sudado, por ejemplo, después de hacer ejercicio o trabajar en el jardín. Intenta evitar situaciones que puedan provocar una sudoración excesiva, especialmente durante la primera semana de curación.
  • Tome suplementos vitamínicos que sean buenos para la piel, como las vitaminas D, C y A.
  • Ten en cuenta tus alergias, especialmente si eres alérgico a metales como el oro, el níquel o el titanio, que pueden causar una grave irritación de la piel en ciertas personas.

No lo hagas:

  • Tocar tu piercing a menos que tengas que limpiarlo o mantenerlo. Tocar constantemente tu nuevo piercing hará que la piel que lo rodea se irrite. La irritación puede provocar una infección.
  • Consumir cualquier alimento o sustancia que provoque irritación de la piel o adelgazamiento de la sangre, como cafeína, alcohol o analgésicos de venta libre como Advil, Aspirina o Motrin.
  • Utiliza maquillaje o productos para el cuidado de la piel que puedan irritar tu piercing. Tenga mucha precaución si tiene que depilarse o recortarse las cejas.
  • Quítate el piercing antes de que esté completamente curado, o de que tu especialista en piercing te dé el visto bueno para hacerlo. Si te quitas el piercing por cualquier motivo, vuelve a ponértelo lo antes posible.
  • Sumerge tu nuevo piercing en cualquier cuerpo de agua, con o sin cloro, hasta que el sitio del piercing haya sanado completamente. Lo mejor es que tu especialista en piercing te dé el visto bueno para ello.
  • Golpear el piercing de la ceja contra paredes, puertas, etc. Intenta evitar causar cualquier tensión o traumatismo indebido en el lugar del piercing.

Usa el sentido común cuando cuides de un nuevo piercing en la ceja

Tratar con un piercing de ceja infectado se reduce al sentido común. Si tu nuevo piercing en la ceja está infectado, sigue las instrucciones para el remojo con sal marina que hemos comentado antes, y ponte en contacto con tu especialista en piercing de inmediato.

Si la infección persiste o parece ser más grave, no dudes en contactar con un profesional médico.

Para prevenir las infecciones con tu nuevo piercing, sigue al pie de la letra el régimen de cuidados posteriores de tu especialista en piercing.

No toques tu nuevo piercing a menos que lo estés limpiando. Si tienes que tocar el piercing, lávate las manos con agua caliente y jabón antibacteriano durante al menos 30 segundos antes de tocarlo, y acuérdate de enjuagar bien la zona del piercing después.

No sumerjas el piercing en ninguna masa de agua hasta que esté completamente curado.

Evita los alimentos que irriten la piel o diluyan la sangre, y evita que tu nuevo piercing en la ceja se golpee contra paredes o superficies.

Tener en cuenta estas reglas básicas te ayudará a lidiar con cualquier infección y a mantener tu flamante piercing en la ceja con un buen aspecto durante años.

Artículos relacionados