Saltar al contenido

Infecciones en piercings antiguos

No se trata sólo de la diversión o la emoción de hacerse un nuevo piercing para expresarse, sino también de la responsabilidad de mantenerlo limpio y sano.

Para poder hacerlo, hay que conocer las causas y el tratamiento de las infecciones de los piercings.

Aunque son poco frecuentes, las infecciones pueden producirse en los piercings antiguos. Para tratar una infección, ambos lados de la oreja deben limpiarse 2 o 3 veces al día con una solución salina.

Las joyas también deben limpiarse regularmente de la misma manera.

Asegúrate de tener las manos limpias antes de tocarte las orejas o las joyas. Si la infección no desaparece, se extiende más o causa fiebre, busque atención médica inmediata.

Las causas de las infecciones de los piercings antiguos son:

  • Volver a perforar la zona por su cuenta en casa, no por un profesional experimentado
  • Dañar la zona y no limpiarla adecuadamente mientras se cura
  • Acumulaciones y obstrucciones alrededor de la zona causadas por la suciedad

Una infección de un antiguo piercing en la oreja puede ser tratada por:

  • Lavando la zona del piercing con suero fisiológico dos veces al día
  • Mantener las manos limpias antes de tocar la zona del piercing
  • Usar joyas sin níquel si eres alérgico a las reacciones o tienes eczema o dermatitis

Cómo descubrir una infección de piercing

Los signos de un piercing infectado son muy evidentes y pueden ser intensos, y puedes tener más de uno de ellos al mismo tiempo.

Es esencial notar estos signos tan pronto como aparezcan para poder evitar cualquier otro problema. Estos síntomas pueden ser los siguientes:

  • Piel hinchada alrededor de la zona perforada junto con un color rojo
  • Dolor severo o manejable, según el nivel de infección
  • Secreción amarilla o verde que sale del piercing
  • La piel puede picar, arder o estar sensible

Tipos de infecciones y tratamientos

No olvides que un piercing es una herida abierta por lo que puede infectarse aunque lo cuides perfectamente.

Eso significa que el tratamiento puede llevar mucho tiempo, pero eso no significa que sea grave. Conocer el tipo de infección puede facilitar el tratamiento.

Infección menor

Las infecciones menores pueden tratarse en casa sin necesidad de pedir orientación al médico.

Tomarse en serio o no su papel en casa puede decidir el número de complicaciones que sufrirá.

Conocer los síntomas anteriores de una infección menor te permitirá tratarla fácilmente en casa.

A lo largo del tratamiento, vigila la infección para ver si mejora o empeora. Si la infección no se ha curado en 48 horas, debes acudir al médico.

Aquí tienes algunas formas de ayudarte a tratar la infección por tu cuenta:

  1. Lavarse las manos con jabón antibacteriano antes de tratar la infección
  2. Utilizar un bastoncillo de algodón limpio para eliminar el pus de la zona del oído infectado
  3. Utilizando una solución salina para limpiar la zona infectada
  4. Secar la zona con una toalla de papel

El mejor producto para el cuidado posterior que he utilizado personalmente es el Spray para el cuidado posterior del piercing After Inked.

No sólo es vegano, sino que también es completamente libre de alcohol y aditivos. La solución funciona bien en todo tipo de pieles, incluidas las sensibles, y se presenta en un frasco de tamaño generoso para una fácil aplicación.

Si se utiliza desde el principio del proceso de curación, el spray ayuda a reducir el tiempo de curación y pretende eliminar cualquier dolor o molestia.

Llevar a cabo esta rutina dos veces al día permitirá que la zona sane más rápido y disminuirá la posibilidad de que la infección empeore.

Recuerde que la constancia puede evitar que se infecte de nuevo tras la curación.

Infección mayor

Una infección puede empeorar si trataste una infección como si fuera menor o no tomaste medidas lo suficientemente rápido. Con una infección mayor, te enfrentarás a diferentes síntomas:

  • No podrá quitarse el pendiente
  • Cierre del pendiente incrustado en la piel
  • Fiebre
  • La inflamación se expande más allá de la zona perforada

En cuanto notes alguno de estos signos, acudir al médico es la única solución. Cuanto antes visites a un médico, mejor, ya que las infecciones de los piercings pueden causar problemas de salud a largo plazo si no las tomas en serio desde el principio.

Estamos hablando de enfermedades como la hepatitis B, la hepatitis C o el virus de la inmunodeficiencia humana.

Todas estas enfermedades pueden ser causadas por compartir agujas o piercing sin limpiar con una persona infectada.

Conclusión

Los piercings en las orejas están, sin duda, de moda y son geniales, pero eso no significa que estén exentos de peligros.

Por ello, es imprescindible tratar con un profesional con altos estándares de higiene y con licencia para hacer piercings.

Antes del proceso de perforación, deben proporcionarte información detallada sobre el procedimiento y sobre cómo cuidar tu piercing.

El tiempo medio para tratar una infección menor es de unos dos días. Si tarda más tiempo, debes consultar con más asistencia médica.

Para evitar que la infección empeore, asegúrate de limpiar tanto los pendientes como el lugar del piercing cada vez que te quites las joyas.

Llevando a cabo un riguroso régimen de limpieza dos veces al día, lograrás grandes avances para garantizar un piercing limpio y saludable.

Artículos relacionados con los problemas de curación de los piercings en las orejas