Saltar al contenido

Piercing de Ombligo

Todo lo que necesitas saber sobre los piercings en el ombligo, incluyendo: los tipos más comunes, cuánto duelen, cuánto cuestan, cuánto tiempo tardan en curar y qué problemas puedes encontrar durante el proceso de cuidado posterior.

También te ayudaremos a responder las preguntas más comunes sobre los piercings en el ombligo en general. Siempre nos esforzamos por compartir nuestros conocimientos, y esta sección no es diferente.

Antes de hacerse un piercing en el vientre

Curación del piercing en el vientre

Problemas de cicatrización del vientre

Preguntas frecuentes sobre el piercing en el ombligo

Tipos piercing ombligo

Un piercing o perforación en el ombligo se realiza a través del borde del mismo.

Aunque suele realizarse justo por encima del ombligo, en el reborde superior, también puede hacerse por la parte exterior del ombligo, donde se encuentra un pliegue o “labio”.

A continuación presentamos una referencia detallada de los muchos tipos de piercings de ombligo.

Piercing con curva (Barbell)

Los piercings o perforaciones en el ombligo se suelen hacer con una barra curva y su curación puede llevar de 4 a 12 meses.

Tras la cicatrización, se pueden sustituir por anillos de cuentas cautivas o barras en J (una barra curvada en forma de J).

Esta parece ser la alteración corporal más popular entre las adolescentes, pero es vital recordar que llevar ropa ajustada podría irritar la herida e imposibilitar su sanación.

Anillo de ombligo

La joyería se encuentra disponible en una variedad tanto de formas como de tamaños y puede comprarse prácticamente en todas partes.

Algunos aros tienen accesorios como mariposas, estrellas o corazoncitos que se cuelgan del aro y adornan la joya.

Piercing de ombligo invertido

El piercing del ombligo inverso, o inferior, es el que se realiza verticalmente en la parte inferior de la cresta.

Piercing en el ombligo doble o en ambos lados

Un piercing de ombligo doble es una combinación de un anillo convencional para el ombligo y otro inverso.

Perforación profunda del ombligo

Un ombligo profundo es comparable a un ombligo convencional, aunque penetra en una zona de la piel mucho más amplia. Los barbos comunes no encajan en la mayor parte de ellos.

Piercing de ombligo horizontal

Un piercing de ombligo horizontal es una perforación en la superficie que discurre en horizontal sobre el borde del ombligo en vez de pasar por él.

Resulta particularmente susceptible de ser rechazado por tratarse de un piercing superficial. Se produce rechazo cuando el organismo rehúsa el elemento extraño que ha sido implantado.

En vez de curarse a su alrededor el organismo trata de expulsar la joya por la fuerza.

Cómo curar si esta infectado infectado

Resulta fundamental que el piercing se conserve en su lugar cuando se trata de un piercing infectado en el ombligo.

Se puede tener la tendencia a retirarlo, pero si se hace así se corre el riesgo de que la incisión quede cerrada y la infección se quede dentro del cuerpo. Al mantener la perforación se consigue que el pus drene.
También hay que asegurarse de mantener el área limpia. Hay que tener en consideración los piercings como heridas abiertas, de modo que hay que mantenerlas siempre limpias mientras se recuperan.

  • Utilizar algún jabón antiséptico delicado para lavar la zona y una toalla limpia para secar la zona dos veces al día, por la mañana y en la noche.
  • Después del lavado de la zona, aplica una pomada antibiótica en dos ocasiones al día.
  • Después del lavado de la región afectada, aplicar alcohol o peróxido de hidrógeno en la herida una vez al día, ya por la noche.

Cúanto tarda en curarse

Mientras la mayoría de los piercings de ombligo se recuperan con facilidad, hay gérmenes que se pueden colar en la región hasta que la cicatrización se haya realizado por completo.

La mayor parte de los casos las infecciones son de poca envergadura. El dolor, la rojez y la inflamación son síntomas habituales, y una mayor higiene puede ayudar.

Una recuperación plena puede llevar de 9 a 12 meses. Entretanto, el piercing es una herida en vías de curación que puede resultar dolorosa, rojiza o con picazón.

En cambio, el fuerte dolor, la hinchazón o la febrícula podrían sugerir una enfermedad.

Puede resultar difícil de mantener un piercing en el ombligo libre de inflamación, sobre todo cuando hay algún contacto con la ropa.

Por ello, los piercings en el ombligo son más susceptibles a las infecciones en comparación con otros tipos de piercings.

Cúanto cuesta

El coste de los piercings en el ombligo puede fluctuar aunque la mayor parte de los establecimientos de piercings cargan entre 40 y 60€.

En este precio se contempla tanto el tratamiento como el precio de la joya. Si el resultado es satisfactorio se suele dar una propina de entre el 10 y el 20% al piercer además del coste habitual.

Eso es todo. Con esto la perforación en el ombligo estará recién hecha. Ahora llega la parte difícil: los cuidados en el nuevo piercing.

Cúanto duele

Aunque el umbral del dolor sea muy bajo, no hay que tener miedo. Las molestias de los piercings de ombligo son mínimas.

La sensación de los piercings es similar a la de una punción de abeja o una vacuna.

Se considera que las sensaciones del piercing en el ombligo varían de 2 a 4 en una escala de 1 a 10, según la persona, el piercer y el equipamiento utilizado (pistola o aguja).

Las incomodidades derivadas de la realización del piercing de ombligo no suelen ser graves puesto que se trata de una zona no cartilaginosa en la que hay escasos nervios.

Una piel muy fina y que no ofrece demasiada resistencia a la aguja. Como resultado para la mayoría de personas el piercing se realiza de forma muy rápida y no dolorosa.

Conviene destacar que, a diferencia de las recomendaciones, al igual que ocurre con todos los cambios corporales, resulta difícil determinar un dolor de referencia, puesto que el dolor es subjetivo y difiere de una determinada persona a otra.

Piercing ombligo y el embarazo

¿Te inquieta que el piercing del ombligo deba ser retirado después de quedar en embarazo y que la barriga empiece a expandirse junto con el bebé? No, no es necesario.

No existe ninguna razón de tipo médico por la cual haya que retirar el piercing mientras se está embarazada siempre y cuando el piercing esté cicatrizado por ejemplo, si se realizó en el mes anterior es decir, esta sano.

Después de todo, el ombligo es el lugar en el que estuviste unida a tu propia madre en el vientre de la madre, no donde tu hijo está conectado a ti, así que el piercing no dejará penetrar las infecciones.

De todos modos, cuando el estómago empieza a sobresalir y la piel se vuelve cada vez más tirante es posible que la joya se vuelva molesta de llevar.

Hay que buscar la rojez de la zona de la piel que envuelve el piercing, que indica que está demasiado tensa.

Es posible que el anillo abdominal comience a presionar contra la prenda de vestir y quede aprisionado, lo que puede ser doloroso, especialmente si el ombligo “salta” al final del embarazo.

Aguja utilizada

El tamaño estándar para un piercing en el ombligo es el calibre 14 (también conocido como 14G).

Una barra más fina que 18G no debe utilizarse nunca porque una aguja de un calibre mayor incrementa el riesgo de rechazos, rasgaduras y desplazamientos.

Cómo se hace

Tras el encuentro con el piercing, éste pedirá al paciente que se siente en un sillón hidráulico. Generalmente, reclinará el asiento hasta que se encuentre en una postura relajada.

El piercer se encargará de desinfectar la región del ombligo. En caso de tener vello en torno al ombligo, es posible que lo retiren con una maquinilla de afeitar desechable.

Luego se marcará el lugar del ombligo donde se quiere hacer el piercing. A continuación, podrán comprobar la localización o discutir la opción de hacer el piercing en un punto distinto.

Para un piercing clásico en el ombligo, se marcará el verdadero centro por la parte superior del ombligo.

Rechazo

Un intenso rechazo puede ocurrir sin razón justificada. Con todo, las siguientes pautas pueden disminuir la posibilidad de que el piercing resulte rechazado:

  • Elegir el mejor piercer: resulta fundamental escoger un perforador que tenga conocimientos acerca de la anatomía del propio cuerpo, el procedimiento de sanación y de los lugares idóneos para insertar un piercing.
  • Escoger la pieza de joyería adecuada: el perforador cualificado debe recomendar el calibre y el tipo de joya que más se ajuste al cuerpo de la personas asi como la localización del piercing.
    Utilizar joyas más grandes puede reducir la posibilidad de rechazo.
  • Seguir las indicaciones de los cuidados posteriores: es esencial mantener el piercing bien limpio para que cicatrice y evitar infecciones. Los productos de higiene agresivos, como el peróxido, los jabones antibacterianos y el alcohol, podrían provocar la irritación de la piel y hacer que se recuperase más despacio.

Piercing falso ombligo

El hacerse un piercing es una decisión muy importante con la que hay que vivir el tiempo que queda por delante.

Algunas personas disfrutan con la idea de perforarse el cuerpo pero les aterran las agujas. Mientras algunas se preocupan de las consecuencias otras no saben si podrán vivir con un piercing corporal permanente.

Si no puedes hacerlo auténtico, seguro que puedes falsificarlo, como reza la frase. En caso de que se quiera hacer un piercing sin poder soportarlo, es posible optar por un piercing falso.

Esta clase de piercing es absolutamente segura y está en una amplia variedad de modelos.

Resulta sencillo hacer un piercing falso que atraiga la atención de los demás pero sin que se percaten de que no es real.

Oro

El aro de oro para el ombligo se ha convertido en un producto muy popular entre los expertos en joyas para el ombligo.

Los aros para el ombligo se ofrecen en una gran diversidad de modelos, variantes y estilos. Para ello se emplean distintos materiales, tales como el oro, el chapado en oro y el acero inoxidable de grado médico.

También incluye acrílico, PTFE y bioflex. Asimismo, el piercing de oro para el ombligo se embellece con perlas, joyas y brillantes que le dan un aspecto más atractivo y centelleante.

Así, los piercings de oro y los chapados en oro para el ombligo han despertado la curiosidad entre todas las personas interesadas en la moda.

Por sus cualidades de oro brillante y resplandeciente adornados con diamantes y pedrería, proporcionan al usuario un aspecto magnífico y cautivador.

Plata

El acero inoxidable biomédico para uso quirúrgico, el titanio plateado, los plásticos hipoalergénicos de BioFlex y la plata de ley de gran duración son los mejores materiales para los piercing para el ombligo.

La joyería de plata de ley, al contrario que los artículos fabricados con las aleaciones de acero más baratas y que pueden contener níquel, latón u otros tipos de metales base no contienen ningún aditivo de metal que pudiera causar una reacción alérgica.

La joyería de plata de ley es apta para las personas alérgicas a los metales tales como el níquel o el latón.
Con el paso del tiempo la plata de ley puede deslustrarse. Si las joyas están bañadas en rodio fino, el riesgo de que se empañen es mucho menor.

Si se evitan los contactos con productos químicos (como los desinfectantes que no sean el alcohol) y se comprueba que no se empañen con regularidad, llevar plata de ley es más cómodo que la mayoría de los demás metales.

Titanio

Los piercings de titanio para el ombligo resultan ideales para la recuperación en cualquier fase del piercing.

El titanio es irreactivo al no incluir níquel, por lo que es adecuado para aquellas personas alérgicas a cualquier metal.

El titanio es completamente adaptable a todo tipo de piercing de ombligo incluyendo las barras simples y las colgantes.

Al contrario que el del acero, las joyas de titanio pueden anodizarse para conseguir una gran variedad de tonos diferentes.

Los tipos de piercing más populares son los de tipo gema y los de tipo temático, y vienen en diferentes tamaños.

Los aros de titanio en el ombligo son un complemento maravilloso de cualquier conjunto de joyas corporales.

Acero quirúrgico

Los perforaciones de acero quirúrgico en el ombligo se presentan en una gran diversidad de tamaños, formas y diseños.

¿Alguna vez te has preguntado por qué todo el mundo que tiene un piercing en el ombligo utiliza anillos de acero quirúrgico ? En caso de ser una persona alérgica a otro tipo de metales los piercings para el ombligo de acero quirúrgico o de acero inoxidable son una opción ideal.

Están fabricados en una variedad especial de acero que es resistente a los rasguños y las corrosiones.Este material es muy resistente y tiene la superficie lisa y brillante.

Cómo quitarse el piercing del ombligo

La forma de quitarse un piercing en el vientre estará determinada por el grado de cicatrización del piercing, por el tipo de piercing elegido y por el cuidado que se le dé.

El proceso sólo dura unos pocos minutos y es totalmente indoloro una vez que la perforación ha cicatrizado por completo.

En caso de no llevar el piercing en el vientre durante unos meses y no presentar síntomas de infección, puedes intentar sustituirlo. Por lo general, el piercing entregado por el perforador es sencillo y sin adornos.
Antes de comenzar lávate las manos con un jabón antiséptico. Recuerda que un agujero recientemente perforado podría cerrarse a los pocos minutos de quitar el anillo del ombligo.

Por lo tanto debes desinfectar y acondicionar tu nuevo piercing lo más pronto posible.
Enjuaga la piel que envuelve el piercing con un poco de agua tras haberla lavado con una solución salina.

A partir de ahí, y con un pequeño tirón, desatornilla la bola del piercing. Si está muy resbaladiza se puede intentar extraerla con guantes de látex.

Después de retirar el pendiente se puede limpiar la piel con un tejido antiséptico y desprender la bola de la nueva joya. A continuación hay que volver a atornillar la bolita en el orificio de abajo hacia arriba para cerrar el anillo.

Cúando se puede cambiar

Antes de cambiar el piercing del vientre por primera vez es recomendable esperar por lo menos tres meses.

No obstante, en función del tipo de piel, los cuidados y la higiene se puede tardar mucho más. Con el tiempo necesario para que la piel sane cambiar la joya será rápido e indoloro.

La apariencia de la piel es la primera señal de que está lista para cambiarlo. Es posible intentar retirar el piercing cuando la piel alrededor de la pieza es del mismo color que la del resto del abdomen y no hay cambios durante las dos semanas posteriores.

Cúando se cierra el agujero

Es fundamental conocer la prontitud con la que se puede cerrar un piercing abdominal, ya sea para sustituir una joya o porque ya no se quiere tenerlo.

Un piercing en esta zona se puede cerrar muy rápidamente. Si ya ha cicatrizado, el cierre puede llevar desde algunas pocas semanas hasta varios años.

Es posible que algunos piercings de ombligo no se cierren nunca del todo. El tiempo en el que se ha efectuado el piercing condiciona el tiempo de cierre.

Conclusion:

Un piercing fresco en el ombligo normalmente se cierra con rapidez. Para quienes llevan uno desde hace años, es probable que se cure en pocas semanas, pero para algunas otras personas podría tomar más tiempo.

Hay que tener la precaución de limpiar la región a menudo hasta que se haya cerrado completamente. hay que ponerse piercing en todo momento si se quiere mantenerlo durante un largo periodo de tiempo.

Cuidados generales

Admitámoslo: hay un montón de recomendaciones en Internet. Muchos de ellos no son del todo buenos. Revisa siempre lo que leas con tu piercer para asegurarte de su veracidad.

  • Hay que llevar ropa suelta o, a ser posible, no llevar camiseta. De este modo, se reduce la inflamación.
    Cuidar la salud en general. Comer bien, descansar bien, etc. Mientras más saludable estse esté más rápido se curará el cuerpo.
  • Cada vez que se toque el piercing hay que lavarse las manos para no introducir ninguna bacteria.
  • Asegúrarse de mantenerse alejado de las piscinas públicas, jacuzzis y estanques. Estos espacios tienen el riesgo de que se introduzcan nuevos gérmenes y se produzcan infecciones.
  • Asegúrese de que el jabón, el champú, el suavizante y los demás productos se eliminan del piercing.
  • Al limpiar el piercing, utilizar un bastoncillo para eliminar las costras.
  • Evitar el bronceado al sol si se tiene un piercing en el ombligo reciente. Se puede utilizar hielo para disminuir el efecto del edema (en una bolsa ziploc limpia).

Queloide

Los queloides son sobrecrecimientos de tejidos cicatrizados que se presentan en el lugar de una lesión cutánea.

Los queloides son un efecto colateral típico de los piercings y hay personas más predispuestas a sufrirlos que otras.

Los queloides no son peligrosos, pero pueden ser molestos y ocasionalmente incómodos.

Los queloides tienen mayor presencia en los piercings de las orejas, aunque pueden aparecer también en otros piercings, como el del ombligo.