Saltar al contenido

Tiempos de curación del piercing en el labio

Lo que sigue a un piercing es un intrincado proceso de curación, en el que tú juegas tu papel. Nuestros cuerpos pueden ser delicados y requieren mucho cuidado y atención, especialmente cuando se trata de piercings en los labios.

En el momento en que tu pie sale por la puerta, depende de ti. Proporcionar a la zona los cuidados y la atención necesarios fomentará una curación sana y rápida.

La mayoría de los piercings labiales tardan entre 6 y 8 semanas en cicatrizar por completo, aunque algunos tipos pueden tardar hasta 3 meses.

Los piercings Monroe y Medusa son dos tipos que suelen tardar más en cicatrizar. Si cuidas la herida y la mantienes libre de bacterias, tu piercing en el labio debería cicatrizar rápida y eficazmente.

La cicatrización debería ser relativamente sencilla siempre que:

  • Evite el contacto constante con la zona
  • Limpie la zona regularmente
  • Mantenga la boca limpia
  • Utiliza el producto de cuidado posterior adecuado

El proceso de curación del piercing en el labio

Si se trata de un piercing labial reciente, presta mucha atención a la forma en que tratas la zona. Es una zona delicada de la piel y puede ser propensa a las infecciones.

Un piercing en el labio tarda aproximadamente entre un mes y medio y dos meses en curarse. Aunque la sensación de bienestar sea muy rápida, el tejido de la piel seguirá cicatrizando en las próximas semanas.

Este tejido tardará aún más en cicatrizar en el caso de piercings labiales más complejos, como el de la Medusa vertical.

Para ayudar a esta zona tan delicada, debes poner en práctica una rutina eficaz de cuidados posteriores para nutrir la zona y mantener su mejor aspecto.

Evita el contacto constante con la zona

Nuestros dedos y nuestra piel son portadores de muchas bacterias y microorganismos nocivos.

Tocar y molestar constantemente el piercing fresco del labio invitará a estas bacterias a entrar en la herida. Esto provocará muchas molestias, irritación e hinchazón.

Esto empeorará si se han quitado las joyas. Las bacterias pueden entrar en la herida y, sin joyas, el piercing se cerrará. Así, las bacterias y la suciedad quedarán atrapadas y confinadas en el espacio inferior.

Limpiar regularmente la zona perforada

La zona del nuevo piercing labial debe limpiarse a fondo y con regularidad. Lo ideal es hacerlo varias veces al día.

De este modo, se eliminará cualquier bacteria que pueda provocar una infección. Una herida limpia minimizará cualquier molestia, dolor o irritación.

Solución de sal marina DIY

Adquiera una solución salina ya preparada en su farmacia local o cree una solución de sal marina de fabricación propia. El cloruro de sodio sal limpiará y purificará la zona.

El mejor producto para el cuidado posterior que he utilizado personalmente es el spray After Inked Piercing Aftercare.

No sólo es vegano, sino que también está completamente libre de alcohol y aditivos. La solución funciona bien en todo tipo de pieles, incluidas las sensibles, y se presenta en un frasco de tamaño generoso para una fácil aplicación.

Si se utiliza desde el principio del proceso de curación, el spray ayuda a reducir el tiempo de curación y pretende eliminar cualquier dolor o molestia.

También es fácil y barato crear una solución salina casera. Asegúrate de utilizar sal marina pura, no sal de Epsom ni sal de mesa.

Así se reduce la posibilidad de que la piel entre en contacto con productos químicos y aditivos peligrosos y no naturales.

  1. Hervir 2 tazas de agua y dejar que se enfríe a temperatura ambiente
  2. Colocar en una botella o frasco
  3. Añadir 1 cucharadita de sal
  4. Remover hasta que la sal se haya disuelto
  5. Empapar una toalla de papel o un algodón en la solución y mantenerla durante varios minutos

Recuerda que debes utilizar esta solución salina, ya sea comprada o no, después de comer para eliminar rápidamente los gérmenes.

Intenta también utilizar un disco de algodón o un bastoncillo para minimizar el contacto piel con piel, que puede provocar la propagación de las bacterias.

Mantén la boca limpia

Enjuague bucal sin alcohol

Mantener la zona de la boca limpia y sin acumulación de suciedad ayudará a mantener limpio el piercing del labio. Cosas como el uso de hilo dental, el cepillado y el uso de enjuague bucal ayudarán a facilitar esto.

Opta por un enjuague bucal sin alcohol. Es más seguro para ti y para tu cuerpo.

Aplica productos suaves para el cuidado posterior

Compresa de manzanilla

La manzanilla es una antigua ayuda medicinal y cosmética. Es un producto antiinflamatorio por lo que puede ayudar a la curación de cualquier infección o inflamación.

Simplemente compra algunas bolsas de té de manzanilla cerradas -como esta de Mighty Leaf- y deja que una se infusione en agua caliente. Aplica esta compresa directamente sobre el nuevo piercing.

Compresa de hielo

Una forma súper efectiva de aliviar la hinchazón de tu piercing labial reciente es aplicar una compresa de hielo. Estas se pueden hacer desde la comodidad de tu propia casa:

  1. Poner varios cubitos de hielo en una bolsa de plástico
  2. Sumergir un paño de cocina o de papel en agua fría. Ajustar el frío en función de la comodidad
  3. Envuelve con esto la bolsa de hielo de plástico
  4. Mantener la compresa en la zona perforada durante 10 a 20 minutos

También puedes empapar un paño de cocina en agua fría y aplicarlo directamente en la zona. Esto puede funcionar mejor para usted si no tiene acceso a hielo.

Aceite del árbol del té

La aplicación regular de aceite de árbol de té diluido en la zona puede funcionar como un excelente desinfectante.

Asegúrate de utilizar un aceite portador en lugar de aceite de árbol de té puro, y evita el contacto con cualquier membrana.

Piercing labial infectado

Un nuevo piercing en el labio es una zona delicada en sus primeras etapas de curación. Aunque la irritación general es perfectamente normal, el dolor o la inflamación prolongados pueden ser un signo de un problema más grave. La zona del nuevo piercing labial es vulnerable a las infecciones.

Signos de una infección

Esto puede mostrarse a través de estos signos:

  • Inflamación
  • Coloración extraña de la zona como enrojecimiento severo
  • Calor al tacto

Cómo prevenir un piercing labial infectado

La entrada de bacterias no deseadas en la zona afectada puede provocar una infección. Minimice esto mediante:

  • Uñas: considera la posibilidad de cortar esas uñas largas. Pueden obstaculizar el cuidado de tu piercing. Las uñas largas también proporcionan un área para que crezcan las bacterias
  • Limpieza diligente: lávate las manos después de viajar en transporte público o de tocar superficies sucias. esto evita que los gérmenes se transfieran accidentalmente al piercing del labio
  • Suplementos: prueba los suplementos que favorecen la curación, como la vitamina B
  • No tocar: evita tocar constantemente la zona para minimizar cualquier transmisión de bacterias de tus manos a la herida fresca
  • Lápiz de labios: no utilizar productos cosméticos en los labios como el lápiz de labios
  • No reemplazar: evite reemplazar o quitarse las joyas durante el proceso de curación de un mes y medio a dos meses
  • Comer alimentos blandos: avena, helado, sopa o productos a base de patatas. Esto minimizará las texturas abrasivas que rozan o se enganchan en el tatuaje en curación
  • Especias: evita las comidas o guarniciones picantes ya que irritan la zona perforada

La paciencia es la clave

Debes dejar pasar entre un mes y medio y dos meses para que sane tu piercing en el labio. Mientras tanto, sigue una rutina de cuidados eficaces y constantes.

Limpia la zona con una solución salina varias veces al día. También debes asegurarte de mantener la boca limpia con un enjuague bucal y un cepillado regular.

La manzanilla y las compresas de hielo pueden ayudar a calmar la zona, mientras que el aceite de árbol de té es un desinfectante eficaz. Una rutina cuidadosa y atenta ayudará a ese piercing en su camino de curación.

Artículos relacionados