Saltar al contenido

Cómo tratar un piercing en la oreja infectado sin que se cierre

Los piercings infectados no siempre son incidentes terribles. Sin embargo, hay que tomarse en serio las infecciones, ya que pueden convertirse en una molestia a ojos vista.

No hay que hacer saltar las alarmas y provocar el pánico: es el momento de intervenir.

Siempre es mejor entrar en acción tan pronto como notes algo anormal. Así podrás tratar el piercing infectado sin que se cierre y ahorrarte otro viaje al salón.

Vayamos directamente al grano y empecemos a tratar esta infección.

Cómo tratar una infección sin que se cierre el agujero del piercing

Un piercing infectado es una etiqueta bastante amplia. Si tu piercing es de cartílago, oral o en los genitales, debes comenzar inmediatamente el tratamiento casero.

A continuación, te sugerimos que consultes nuestro contenido relacionado con estas infecciones de piercing específicas para obtener información detallada.

Para las infecciones leves, adopta uno o ambos tratamientos tres veces al día. No te quites el piercing y retira cualquier ropa ajustada u obstrucciones.

  1. Lávate las manos con jabón antimicrobiano antes de tocar tu piercing
  2. Limpia suavemente alrededor del piercing y cualquier metal que se vea con un enjuague de agua salada
  3. Es posible que encuentres costras alrededor de la herida y piel seca. No quites la costra a menos que se caiga de forma natural
  4. Seca con una toalla de papel que no deje fibras
  5. Repetir tres veces al día hasta que el piercing esté libre de infección

Método 2:

  1. Utilizando jabón antimicrobiano, lavarse bien las manos
  2. Con la solución salina estéril, llenar un vaso de chupito o un recipiente pequeño con el líquido
  3. Sumergir la zona perforada en la solución
  4. También puedes colocar el vaso de chupito sobre la zona, creando un borde sellado para que el líquido no pueda escapar. Esto funciona mejor para los piercings del ombligo y del pezón
  5. Sumérgete durante un máximo de dos minutos y retira el recipiente con cuidado
  6. Secar la zona con una toalla limpia que no suelte fibras

El mejor producto para el cuidado posterior que he utilizado personalmente es el Spray para el cuidado posterior del piercing After Inked.

No sólo es vegano, sino que también es completamente libre de alcohol y aditivos. La solución funciona bien en todo tipo de pieles, incluidas las sensibles, y se presenta en un frasco de tamaño generoso para una fácil aplicación.

Si se utiliza desde el principio del proceso de curación, el spray ayuda a reducir los tiempos de curación y pretende eliminar cualquier dolor o molestia.

Debería notar que los síntomas mejoran en una semana, pero continúe con el régimen hasta que sólo existan los signos regulares de curación. A continuación, puede volver a su rutina dos veces al día.

Piercing del trago infectado

Tratamiento de una infección grave con atención médica

Las infecciones menores pueden convertirse repentinamente en una infección mayor.

Si le quitas importancia a los problemas de salud, entonces lo que crees que es un pequeño problema va a ser una infección que necesita intervención médica.

Buscar la opinión de un médico nunca es una mala idea, y la ayuda de la medicina puede disminuir significativamente la curación.

Por desgracia, es habitual que los médicos te aconsejen que te quites el piercing. Sin embargo, puedes superar las infecciones y dejar el piercing dentro, para que no se cierre.

Comunicar siempre al médico el deseo de mantener el piercing dentro. Después de recibir el tratamiento del médico, consulta a uno o dos profesionales de la modificación corporal sobre la eliminación del piercing.

Si la zona afectada presenta alguno de los signos y síntomas indicados, reserva esa cita inmediatamente:

  • Las joyas se atascan y no se mueven
  • El tratamiento casero no mejora la infección en dos días
  • Tiene fiebre
  • Se producen hematomas
  • Se inflaman los ganglios linfáticos
  • Cualquiera de los extremos del piercing se incrusta en la piel
  • La infección crece y se traslada a otras zonas

Identificación de una infección

Cualquier bacteria, restricción espacial, irritación, material extraño o sensibilidad puede crear un piercing infectado.

Son esencialmente heridas abiertas, y como estás manipulando el tejido para que sane de forma no natural, tu sistema inmunológico está siempre en guardia ante cualquier cosa que se introduzca.

Hasta cinco días después de tu piercing, los signos y síntomas de una infección pueden formar parte del proceso.

Si empeoran o continúan, entonces tienes una infección menor. Si continúan o han empeorado rápidamente, entonces puede tratarse de una infección mayor.

Los signos y síntomas de los piercings infectados son muy evidentes, y lo más probable es que experimentes más de uno, y de forma muy intensa. Estos pueden incluir:

  • Hinchazón
  • Tender
  • Dolores agudos
  • Pus amarillo
  • Enrojecimiento
  • Calor/calor al tacto
  • Área de costra y crecimiento
  • Glándulas inflamadas y fiebre

La regla número uno para el piercing es no quitarse la joya. Hacerlo hará que no se cierre. Si te quitas la joya y se cierra, puedes atrapar bacterias dentro del tejido, lo que prepara el terreno para futuras complicaciones.

Qué evitar ante los primeros síntomas de infección

Para aumentar el tratamiento y evitar la necesidad de retirar las joyas, sigue estos consejos:

  • No nades ni sumerjas tu piercing en ningún cuerpo de agua excepto la solución salina
  • Utiliza sólo utensilios, tejidos y agua estériles
  • No gire sus joyas a menos que después de una ducha y limpieza
  • Evita manipular o jugar con la zona infectada

Conclusión

Si has identificado tu infección como leve, puedes gestionar el tratamiento por tu cuenta: vigílala durante todo el tratamiento.

Una buena idea es hacer una foto o escribir algunas notas sobre la infección cuando la notes por primera vez.

Luego, a medida que vayas avanzando en el tratamiento, sigue documentando el progreso. Si ves que se deteriora, sabrás que debes tratarla como una infección mayor: ve al médico.

Artículos relacionados